Misterios

Lo tengo que reconocer, es mi debilidad. Más allá de murallas y excavaciones arqueológicas, repasar y escribir poco a poco sobre el puñado de misterios o, por decirlo más racionalmente, leyendas truculentas que tienen su origen en Córdoba siempre me ha producido una especial alegría.

En el blog las he ido recopilando bajo la etiqueta de "Córdoba frente al misterio". A veces son simplemente bromistas que sembraron el pánico entre sus vecinos, otras veces hechiceras y, en ocasiones, si la imaginación y el criterio del lector quieren, se puede entrar en lo aparentemente inexplicable: objetos voladores, fantasmas, poltergeist y demás historias. Que cada uno las lea como le apetezca, y su propia cabeza será la que decida si luego hay sueños, o pesadillas.  :^)

  • El ser de otro mundo. Un chiquillo encuentra un extraño ser en las afueras de Córdoba, y revoluciona la ciudad (primera y segunda parte).
  • Don Severo Ochoa. La leyenda posmoderna de un ilustre fantasma en el Campus de Rabanales.
  • "¿Quién quema mi casa?" Un caso de poltergeist contemporáneo (primera y segunda parte).
  • Sor Magdalena de la Cruz. Uno de los personajes de la España mística del XVI, la monja que pasó de ser considerada santa a ser acusada de pactar con el diablo (primera, segunda y tercera parte).
  • La iglesia voladora de 1861. Un recorte de prensa que encontré casualmente rebuscando en el tema de las riadas del Campo de la Verdad, y que describe el paso de un enorme objeto flotante sobre la ciudad, para desconcierto del vecindario.

3 comentarios:

Lara Morales dijo...

Durante un tiempo la ronda nocturna de un caballero embozado que rezaba al Cristo de los Faroles en la Plaza de Capuchinos, atrajo la curiosidad del pueblo. El Domingo de Ramos, regresé a mi Córdoba natal para disfrutar de su Semana Santa. Por la noche, ya cerca de la una de la madrugada fui a recrearme en la estampa nocturna de Capuchinos y cual fue mi sorpresa al vislumbrar a un caballero ataviado con una capa española que recorrió la plaza a paso ligero, se detuvo a orar ante el Cristo de los Faroles y desapareció por el Bailío en su compás silencioso y gallardo. Mecida por la noche mágica del Domingo de Ramos pensé ¿será de un misterio que perpetúa aquel episodio de antaño? ¿tiene alguien conocimiento de que esta estampa de otro siglo suceda en Capuchinos en la actualidad? Mis más cordiales saludos a los enamorados de mi tierra.

Puerta de Osario dijo...

Pues la verdad es que no... no te extrañe haberte encontrado con alguno de los cantantes de las serenatas primaverales de las placitas cordobesas de vuelta a su casa, parándose en el Cristo de los Faroles. Por cierto, la historia esa del "caballero embozado", ¿de dónde viene? Un saludo

Lara Morales dijo...

En Córdoba la magia brota por doquier...
Se trata del episodio del Coronel de Carvajal, Paseo 10, barrio del Salvador y Santo Domingo de Silos de nuestro libro de cabecera "Paseos por Córdoba"... Una bonita historia que recoge un atisbo del pensamiento mágico de esta tierra sobre un hecho sencillo.
Mis más gratas felicitaciones a este lugar, un verdadero paseo y enorme fuente de conocimiento de la ciudad, con una narración de excelente gusto.